Nuestro Blog

Pequeños cambios para el ahorro de agua

Muchas veces no os dais cuenta de lo esencial que es el agua en vuestras vidas. Es un elemento indispensable en el desarrollo. El agua os permite manteneros con vida y que desarrolléis muchas actividades. Gracias a ella podéis cocinar, hidrataros, limpiar, manteneros pulcros… Muchas veces, en estas labores, se desperdicia.

Siendo un recurso tan importante no suele ser ahorrado, convirtiéndose en un problema en época de sequías. Por este motivo, os queremos presentar algunos consejos para poder preservar el agua en los baños y cocinas, ya que son de los lugares en los que más se suele malgastar.

¿Por qué motivo debéis ahorrar agua?

Dependiendo de la zona en la que viváis podéis tener libertad en el uso del agua; ésta fluye libremente por vuestros grifos y no os preocupáis por cerrarlos. A pesar de ello, existen otras áreas de España que no poseen esa libertad. En estos lugares hay cortes de agua porque los embalses están por debajo del nivel establecido. Para que esto no ocurra en todo el territorio se debe implementar un proceso en el que se ahorre agua al máximo.

La ejecución de este procedimiento os beneficiará. Vuestros gastos en agua se verán reducidos y podréis ahorrar, de esta manera, agua y dinero solo al implementar pequeños cambios en el uso de este recurso. Así estaréis mejorando vuestras vidas y contribuyendo con la Tierra. Es posible que penséis que estas acciones no tienen repercusión, pero vuestra colaboración aporta mucho a los animales que viven en ecosistemas acuáticos y se ven afectados por las sequías.

Agua, ¿cómo ahorrarla en el baño y la cocina?

Hay algunas acciones sencillas que podéis hacer en vuestra casa, que no tienen ninguna complejidad, que pueden contribuir en el ahorro de agua. Veamos cuales son las que os recomiendan los fontaneros:

Daros una ducha en vez de bañaros

Este cambio tan sencillo puede ayudar a conservar mucha agua. Las duchas son mucho más rápidas, lo que permite ahorrar mucha agua en el proceso. Con los baños habituales podéis gastar 70 litros de agua aproximadamente. No es necesario que os abstengáis de por vida a no tomar este tipo de aseo, pero os recomendamos que lo veáis como un premio quincenal o mensual.

Cerrar el grifo

Sabemos que esta sugerencia es realizada por todos, pero es muy esencial que la toméis en cuenta, porque es posible ahorrar mucha agua. Cuando os enjabonáis podéis gastar 12 litros de agua si dejáis el grifo abierto. Lo mismo ocurre cuando os afeitáis o cepilláis los dientes. Aunque os parezca un gesto simple, podéis ahorrar mucho.

Evitar lanzar residuos en el retrete

Muchas veces los excusados son usados como cubos de basura generando que estos se atasquen y puedan producir inundaciones por la obstrucción, esto generará la perdida de cientos de litros de agua. Es recomendable que utilicéis una papelera para colocar todos los desperdicios que queráis, así podréis contribuir con el trabajo de las depuradoras, para que no utilicen tantos químicos en el proceso.

Descongelar los alimentos con anterioridad

Podéis ahorrar mucha agua si descongeláis vuestros alimentos la noche anterior. Muchas veces para agilizar el proceso y poder cocinar rápido, colocáis los productos congelados debajo del agua del grifo y esto genera el gasto de varios litros. Seguro pensáis que también es una opción utilizar el microondas para llevar a cabo el proceso, pero de esta forma también estaríais gastando electricidad. Por eso os recomendamos sacar lo que necesitéis la noche anterior, así ahorrareis dos recursos indispensables.

Lavadoras y lavavajillas

Estos electrodomésticos consumen gran cantidad de agua, pero podéis evitarlo al comprar aquellos que tienen una etiqueta energética: A+. Con esto no basta, cuando vayáis a lavar los trastes o vuestra indumentaria deberéis cargarlos por completo, así podréis ahorrar litros y litros de agua.

Grifos dañados

Su goteo constante puede gastar 30 litros de agua diarios, una pequeña falla puede generar grandes despilfarros. Por este motivo, os recomendamos reparar los grifos que veáis en estas condiciones. Su reparación es muy sencilla, o podéis dejar la tarea en manos de un experto en fontanería.

Reducir la presión

Esta pequeña acción genera un gran cambio, podéis ahorrar mucho dinero y agua. Para lograrlo podéis comprar un aparato que se usa para este fin, o podéis cerrar un poco la llave de paso general.

Podéis encontrar una gran variedad de productos, de bajo coste y fáciles de instalar, que os ayudarán a ahorrar agua y mucha plata. Al disponerlos las facturas del agua reducirán notablemente. Una de las maneras más íntegras de ahorrar agua es instalar una cisterna de doble descarga, su precio es similar a las que tienen una sola descarga.

Como pudisteis notar, hay pequeñas cosas que podéis ir cambiando en vuestra vida, y que tendrán un impacto en el ahorro del agua, ¡queda en vuestras manos!

Algunos consejos para la limpieza de grifos

Como recomendación trata de no emplear químicos muy fuertes cuando te propongas a lavar tu grifería, haz el esfuerzo por utilizar sustancias sin estos componentes.

Realizar este trabajo es sumamente fácil, lavar grifería, no importa si la limpieza la realicemos por fuera o dentro de esta. La parte externa de la grifería, resulta más sencillo y sería más que todo incomodo a la vista, el pequeño gran detalle amigos, se encuentra en la parte interna de la grifería, aquí el escenario se torna peor significativamente, porque el flujo del agua no es el mismo. Por ello este interesante post  te ofrece recomendaciones a la hora de realizar un lavado apropiado a todo lo que es nuestra grifería y de igual manera te recomendamos unas sustancias adecuadas para no perjudicar el grifo.

Lavado externo de la grifería

Los materiales con los que construye la grifería son variados, dependiendo del cual sea el que tengas es recomendable utilizar detergentes y métodos para limpiar diferentes. Lo aconsejable reside en emplear sustancias que no sean fuertes para que no dañen el grifo, como el jabón neutro, sería una explicación acertada de lo que te queremos informar.

Ciertas ocasiones, no siempre la utilización de la sustancia que utilicemos va a bastar,  por lo que tienes que intentar con otro producto para ver qué tal te resulta.  El producto del lavaplatos sería uno de los que menos químicos tienen. Cuando lo vayas a emplear, requerirás de una mopa. Al utilizar una esponja, en vez de aplicar este producto sobre el grifo, siendo el caso el de limpiar las herramientas que usan para la cocina, es preferible que lo diluyas: 1 o 2 cucharas en un recipiente con agua a temperatura elevada, la cantidad de agua apropiada sería de medio litro. Seguidamente utilizamos la esponja para limpiarlo, lo hacemos de manera suave y uniforme, no utilices la esponja por su parte más rugosa, así impedirás rayones.

Lugares que resultan complicados en la limpieza, y se amontonan el sucio, resulta en las conexiones de la grifería con las piezas sanitarias, mesada o donde estén ubicadas. Si existe sucio adherido que fácilmente no logres quitar con una mopa, entonces puede que te resulte tu utensilio de higiene bucal, consigue un cepillo que ya no utilices, para que uses el bicarbonato sódico y puedas limpiar con mayor facilidad esos lugares sumamente complicados.

Otro instrumento que puedes utilizar para limpiar estas zonas difíciles, es la seda dental o comúnmente conocido por el nombre de hilo dental, este utensilio utiliza para limpiar las conexiones que tenga tu grifo, y así te aseguraras  de eliminar en casi su totalidad el sucio que la grifería pueda tener el momento que realices la limpieza.

Además de los productos químicos predestinados para limpieza de estas piezas sanitarias, siendo un ejemplo de ello el bicarbonato de sódico o desinfectante, pero acuérdate que de igual manera puedes usar sustancias sin componentes muy abrasivos. Generalmente uno de los más utilizados es el vinagre destilado, de igual forma existen personas que comienzan a utilizar refrescos, porque su ácido facilita extremadamente la limpieza del metal como níquel, cobre.

Sim embargo, como son sustancias de uso diario, puedes probarlos sin problema alguno para eliminar la suciedad de la grifería de tu vivienda y ver que tal te resulta, si es conveniente o no. Te aconsejamos que evites en la total posibilidad el utilizar productos químicos muy fuertes, para que no dañes los conductos de la tubería del grifo, pudiendo abrirse pequeños orificios en el mismo, cosa que no queremos que ocurra, porque afectaría el flujo de agua y hasta puede contaminarse.

Lavado del filtro o colador de la grifería

Internamente la grifería posee un filtro, para que así el agua que circula por ella resulte mucho más limpia evitando en todo la menor cantidad que se pueda de los sedimentos que puedan  pasar a través de sus conductos. Pasado el tiempo el sucio se va acumulando en esta rejilla y obviamente afectara el flujo de agua, por eso lo recomendable es que le hagas una limpieza periódicamente y así te evitaras molestias en futuro.

Cuando sea el momento en la cual vas a lavarla, quita la suciedad que pueda tener el filtro, búscate una herramienta afilada como la aguja ya que este es un elemento muy práctico para esta sencilla tarea. Desinstalar el grifo puede facilitarte aún más la limpieza. Después que hayas limpiado la pieza échale bastante agua a la rejilla, de manera que te asegures de quitar por completo la suciedad que pueda tener.

¿Conocéis algo sobre los procedimientos para desatascar tuberias?

Mayormente, las vías de canalización con el tiempo se estropean, debido al amontonamiento de sedimentaciones. El acopio de residuos disminuye los espacios aprovechables de las vías de canalización, aunado a que se le suman otros conflictos como el poco espacio de estancamiento y deterioro de la misma.

Una de los problemas que beneficia el daño causado a las vías de canalización son los nacimientos que brotan del subsuelo, las cuales penetran a través de las tuberias, o a través de las conexiones, dañando los muros, partiendo tuberias e induciendo la falta de estancamiento.

Hoy en día las vías de canalización son examinadas para certificar de esta forma sus depósitos. En algunas ocasiones si los depósitos no están en buen estado, si las capas exteriores no son impermeables, los pesos exagerados, esto conlleva a que las labores deban ser renovadas, inclusive antes de que comiencen a funcionar.

Con la finalidad de evitar estos desacertados conflictos se preparan programas para inspeccionar y reacomodar las vías de canalización, estos  proyectos se basan en encauzar un análisis del conflicto, el cual continúa con el mantenimiento del mismo y  como último proceso la recuperación de la vía.

Estas labores se llevan a cabo a través de la utilización de una seria de herramientas especiales, y con trabajadores expertos y calificados para estos procedimientos. Gracias a estos tipos de máquinas modernas hoy en día no es necesaria la abertura de estos cauces, logrando de esta forma la recuperación de las vías de canalización sin contrariedades hacia los usuarios en el menor tiempo posible, evitando el desperdicio de agua potable, así como evadiendo la contaminación  de la hondura del terreno debido a excrementos.

De esta forma a través de la recuperación de estas vías aseguramos agregar ciertas mejorías realmente efectivas como son la preservación de la línea de la distribución, aminorar las suspensiones en el suministro, por lo que ya hemos mencionado, la labor es rápida, y por último, causar la menor de las dificultades entre los habitantes de las áreas en donde sea necesario hacer estos tipos de obras en espacio cada día más reducidos.

Cabe destacar, que la renovación de cañerías sin las aberturas de los cauces en una forma actual y eficiente de recuperar  estos sistemas, alcanzando en muchas ocasiones que las vías de distribución terminen con la garantía de haber quedado en mejor estado si se colocaran nuevas.