Pequeños cambios para el ahorro de agua

Muchas veces no os dais cuenta de lo esencial que es el agua en vuestras vidas. Es un elemento indispensable en el desarrollo. El agua os permite manteneros con vida y que desarrolléis muchas actividades. Gracias a ella podéis cocinar, hidrataros, limpiar, manteneros pulcros… Muchas veces, en estas labores, se desperdicia.

Siendo un recurso tan importante no suele ser ahorrado, convirtiéndose en un problema en época de sequías. Por este motivo, os queremos presentar algunos consejos para poder preservar el agua en los baños y cocinas, ya que son de los lugares en los que más se suele malgastar.

¿Por qué motivo debéis ahorrar agua?

Dependiendo de la zona en la que viváis podéis tener libertad en el uso del agua; ésta fluye libremente por vuestros grifos y no os preocupáis por cerrarlos. A pesar de ello, existen otras áreas de España que no poseen esa libertad. En estos lugares hay cortes de agua porque los embalses están por debajo del nivel establecido. Para que esto no ocurra en todo el territorio se debe implementar un proceso en el que se ahorre agua al máximo.

La ejecución de este procedimiento os beneficiará. Vuestros gastos en agua se verán reducidos y podréis ahorrar, de esta manera, agua y dinero solo al implementar pequeños cambios en el uso de este recurso. Así estaréis mejorando vuestras vidas y contribuyendo con la Tierra. Es posible que penséis que estas acciones no tienen repercusión, pero vuestra colaboración aporta mucho a los animales que viven en ecosistemas acuáticos y se ven afectados por las sequías.

Agua, ¿cómo ahorrarla en el baño y la cocina?

Hay algunas acciones sencillas que podéis hacer en vuestra casa, que no tienen ninguna complejidad, que pueden contribuir en el ahorro de agua. Veamos cuales son las que os recomiendan los fontaneros:

Daros una ducha en vez de bañaros

Este cambio tan sencillo puede ayudar a conservar mucha agua. Las duchas son mucho más rápidas, lo que permite ahorrar mucha agua en el proceso. Con los baños habituales podéis gastar 70 litros de agua aproximadamente. No es necesario que os abstengáis de por vida a no tomar este tipo de aseo, pero os recomendamos que lo veáis como un premio quincenal o mensual.

Cerrar el grifo

Sabemos que esta sugerencia es realizada por todos, pero es muy esencial que la toméis en cuenta, porque es posible ahorrar mucha agua. Cuando os enjabonáis podéis gastar 12 litros de agua si dejáis el grifo abierto. Lo mismo ocurre cuando os afeitáis o cepilláis los dientes. Aunque os parezca un gesto simple, podéis ahorrar mucho.

Evitar lanzar residuos en el retrete

Muchas veces los excusados son usados como cubos de basura generando que estos se atasquen y puedan producir inundaciones por la obstrucción, esto generará la perdida de cientos de litros de agua. Es recomendable que utilicéis una papelera para colocar todos los desperdicios que queráis, así podréis contribuir con el trabajo de las depuradoras, para que no utilicen tantos químicos en el proceso.

Descongelar los alimentos con anterioridad

Podéis ahorrar mucha agua si descongeláis vuestros alimentos la noche anterior. Muchas veces para agilizar el proceso y poder cocinar rápido, colocáis los productos congelados debajo del agua del grifo y esto genera el gasto de varios litros. Seguro pensáis que también es una opción utilizar el microondas para llevar a cabo el proceso, pero de esta forma también estaríais gastando electricidad. Por eso os recomendamos sacar lo que necesitéis la noche anterior, así ahorrareis dos recursos indispensables.

Lavadoras y lavavajillas

Estos electrodomésticos consumen gran cantidad de agua, pero podéis evitarlo al comprar aquellos que tienen una etiqueta energética: A+. Con esto no basta, cuando vayáis a lavar los trastes o vuestra indumentaria deberéis cargarlos por completo, así podréis ahorrar litros y litros de agua.

Grifos dañados

Su goteo constante puede gastar 30 litros de agua diarios, una pequeña falla puede generar grandes despilfarros. Por este motivo, os recomendamos reparar los grifos que veáis en estas condiciones. Su reparación es muy sencilla, o podéis dejar la tarea en manos de un experto en fontanería.

Reducir la presión

Esta pequeña acción genera un gran cambio, podéis ahorrar mucho dinero y agua. Para lograrlo podéis comprar un aparato que se usa para este fin, o podéis cerrar un poco la llave de paso general.

Podéis encontrar una gran variedad de productos, de bajo coste y fáciles de instalar, que os ayudarán a ahorrar agua y mucha plata. Al disponerlos las facturas del agua reducirán notablemente. Una de las maneras más íntegras de ahorrar agua es instalar una cisterna de doble descarga, su precio es similar a las que tienen una sola descarga.

Como pudisteis notar, hay pequeñas cosas que podéis ir cambiando en vuestra vida, y que tendrán un impacto en el ahorro del agua, ¡queda en vuestras manos!